Bruno Salmon, Presidente de BNP Paribas Personal Finance: “En los años 50 una nevera costaba seis meses de salario”

Cetelem, nacida en 1953, celebra este año su 60 aniversario. La filial de BNP Paribas aprovecha esta ocasión para recordar la historia del gran consumo en Francia a través de una serie de conferencias y exposiciones. Bruno Salmon, el Presidente de BNP Paribas Personal Finance, que entró en Cetelem en 1972, nos habla de la marca, haciendo hincapié en la utilidad social del crédito al consumo.

Cetelem Francia celebra estos días sus sesenta años de existencia. ¿Cómo nació la marca en 1953?

“La historia de Cetelem sigue la del gran consumo en nuestro país. La idea inicial fue, al salir de la Segunda Guerra Mundial, acompañar a los franceses en el equipamiento de su hogar a imagen y semejanza de lo que se hacía en Estados Unidos, donde los hogares recurrían ya a fórmulas de aplazamiento del pago para comprar su nevera, su lavadora o sus muebles. ¡Es necesario acordarse que en la época una nevera representaba el equivalente a seis meses de salario!”

Los 50-60 se caracterizaron por ser los años del equipamiento en electrodomésticos. ¿Qué evolución de crecimiento encontró una vez que prácticamente todos los hogares franceses poseían una nevera y una lavadora?

“En los años 70-90 se generalizaron los bienes que se calificarían hoy de electrónicos: la televisión en blanco/negro y luego a color; los magnetoscopios, tan demandados que hasta había listas de espera; y los primeros microordenadores. En 1986, Cetelem financiaba los primeros Macintosh. En esta etapa, todavía estábamos en el equipamiento del hogar, pero con bienes que ya no sólo eran de primera necesidad, sino también de entretenimiento y cultura. A continuación, en los años 2000-2010, las necesidades se orientaron hacia productos de adaptación del interior de la casa (la decoración, el aislamiento térmico), menos destinada a cubrir necesidades elementales y más dedicadas a la mejora de vida. En la actualidad, existe una tendencia cada vez más pronunciada por la conservación del medio ambiente y el consumo razonado. ”

¿Estas necesidades de los hogares fue acompañada de una evolución en las fórmulas de crédito que se ofrecían al  consumidor?

“Sí. En los años 50, la más utilizada era la “venta a plazos”, que se realizaba en los puntos de venta. Más tarde se desarrollaron fórmulas más modernas, como por ejemplo el crédito renovable. Este producto surgió como consecuencia de la bajada de los precios unitarios de los bienes, especialmente en la gran distribución. De hecho, no podíamos abrir un expediente de crédito para una compra de 100 o 200  euros, así que el crédito renovable cubrió esta necesidad. La otra importante fórmula desarrollada fue el préstamo personal para consumidores que deseaban tener su crédito antes de comprar el bien. Cetelem se anticipó y lanzó el llamado “crédito directo”, con esto conseguimos un importante posicionamiento en el mercado.”

Menciona la utilidad del crédito renovable, un producto hoy tachado por su papel en el sobreendeudamiento. ¿Cuándo surge este cambio?

“Este tema se remonta una década atrás, pero el debate público se intensificó en torno a las conversaciones sobre la Ley Lagarde en el 2009. Dentro de los países en los que estamos presentes, Francia posee el riesgo de impago menor. Sin embargo, es donde el debate sobre el crédito renovable es más intenso. La Ley Lagarde ha modificado profundamente este tipo de créditos. Hoy en día se encuentra en niveles minoritarios, entorno al 20% del saldo vivo y al 30% de las financiaciones. Estos datos han sido confirmados por el CCSF, encargada del seguimiento de esta Ley. A pesar de todo, las críticas perduran y el sentimiento de negación está latente.»

Ante esta polémica, puso en marcha el concepto de “crédito responsable”. ¿Cuándo surgió?

“Aunque el concepto fue instaurado en el 2004, ya estaba interiorizado desde hace tiempo en nuestra compañía. Hace casi 10 años, el crédito responsable no estaba a la orden del día, pero ya presentíamos que la calidad de los productos y de su distribución iba a convertirse en un tema importante. En aquel entonces, reflexionamos sobre nuestros métodos de trabajo y llevamos a cabo una comunicación ilustrada por el famoso pequeño personaje verde, que intenta ser el mediador entre la marca Cetelem y los consumidores. ”

Con motivo de este 60 aniversario, ¿Qué perspectivas avista del consumo?

“La calidad y la responsabilidad, asociados a los productos, serán conceptos cada vez más importantes. Los consumidores, al menos en Europa Occidental, serán más sensibles al uso de un producto y a su impacto medioambiental, más que al hecho de poseerlo. Estamos saliendo de un período de consumo acumulativo –comprar bienes por  el deseo de consumir-. Así que para nosotros, este paso del concepto de propiedad al concepto de uso es un acontecimiento inevitable. Y tenemos el sentimiento de haber sido pioneros en este ámbito. ”

Compartir este artículo

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

Buscar

Twitter