El presente del crédito al consumo en España

Julio Tudela, Director de Finanzas de Cetelem, nos habla de la historia del crédito al consumo en España con motivo del 25 aniversario de la compañía. Una mirada hacia el presente, el pasado y el futuro, pasando por la vida de la financiación en nuestro país hasta la crisis económica que ya afecta a miles de hogares.

Julio Tudela, Director de Finanzas de Cetelem

La crisis actual ha supuesto un cambio de contexto tan complejo que ha obligado a las entidades especializadas a reorientar no sólo sus objetivos y estrategias de negocio, sino también la consecución efectiva de los mismos. Desde mitad de 2008 hasta mediados de 2009, la producción del sector del crédito al consumo se contrajo en un 25%. Esta gran reducción de volumen fue resultado de dos factores esenciales: la caída de la demanda y las dificultades en la obtención de recursos por parte de entidades no vinculadas a grandes Grupos Bancarios. Por su parte, el 2009 fue el primer año de pérdidas generalizadas en la historia del sector: la inversión crediticia cayó en un 30% en relación con el año 2008 y la carga de riesgo se elevó de manera significativa debido al fuerte ascenso de la morosidad.

Uno de los principales efectos que ha traído de la mano la crisis ha sido el aumento de la regulación y fiscalización del sector bancario en general. Esto se ha traducido en un macroproceso que podríamos resumir en tres vertientes: la aceleración de ciertas modificaciones normativas que se encontraban en curso de aprobación, la búsqueda de una consolidación europea del sector y la imposición de nuevas exigencias, más estrictas en cuanto al desarrollo de la actividad

Por mencionar algún ejemplo en el ámbito específico de nuestro sector, nos encontramos con la transposición a la normativa española de la Directiva Comunitaria sobre crédito al consumo. Esta norma supone una mayor exigencia de transparencia, obligando tanto a la entidad financiera, como al vendedor que actúa de intermediario entre la misma y el consumidor final.

En definitiva, se busca que el consumidor disponga de una explicación clara del producto que está contratando, con objeto de que pueda evaluar si el crédito se ajusta a sus necesidades y a su situación financiera, así como de las consecuencias en caso de impago. Esto impacta significativamente en la comunicación y en la relación entre el cliente y la entidad.

Julio Tudela
Director de Finanzas de Cetelem

Compartir este artículo

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

Buscar

Twitter