Crédito al Consumo… de un vistazo. Capítulo 2

En mi anterior artículo explicaba en qué consiste el crédito al consumo, pero ¿Dónde puedo encontrar esta financiación? De hecho, el crédito al consumo, en esencia, se identifica con la posibilidad de comprar productos o disponer de servicios en un establecimiento donde también se dispone de financiación, donde se puede comprar “pagando a plazos”. Lo cierto es que hoy en día la financiación otorgada en un punto de venta es siempre concedida por una entidad de crédito -especialista- y resulta prácticamente anecdótico que la financiación sea concedida por el propio establecimiento vendedor, algo que solo, quizá, se puede encontrar en muy pequeñas localidades.

El canal donde habitual y mayoritariamente encontraremos crédito al consumo será en los establecimientos vendedores donde el consumidor encuentra el producto o servicio que desea comprar y dispone a la vez de la financiación conveniente para adquirirlos  En el punto de venta, establecimiento, concesionario o tienda es donde confluye la oferta de bienes o servicios y los distintos medios de financiar su adquisición. En su gran mayoría se trata, de una parte, de establecimientos de venta de productos de consumo duradero destinados al equipamiento del hogar, como electrodomésticos, electrónica, mueble y decoración así como, de otra parte,  de concesionarios de venta de automóviles  o motocicletas.

Así podemos ver en el siguiente gráfico lo que podemos denominar el triangulo “virtuoso” del crédito al consumo en punto de venta donde (a) el consumidor compra un producto al vendedor y (b) suscribe un crédito con la entidad especialista quedando esta (c) obligada al pago al vendedor del precio del producto por cuenta del consumidor.

Una de las asignaturas pendientes del sector del crédito al consumo es tener en el sector del comercio electrónico una presencia significativa con productos y procesos  adaptados –al menos tan ágiles como en el mundo físico- a este canal de distribución de bienes y servicios en el que los consumidores cada año incrementan muy significativamente sus compras.

Pero el establecimiento no es el único canal de contratación de un crédito al consumo aunque si es el habitual a través del cual un consumidor se convierte en cliente de una entidad especialista. De hecho los clientes de las entidades especialistas pueden acceder también a las ofertas de diversos productos y modalidades de préstamos personales que son contratados directamente con la entidad. Esta actividad de relación directa cliente-entidad generalmente se canaliza a través de ofertas que se dirigen a los clientes desde el tradicional correo postal, pasando por comunicación vía telefonía/SMS o Internet.

Continuará…

Antonio Giraldo Burgos
Director Jurídico y Compliance
Cetelem – BNP Paribas Personal Finance
Presidente de la Comisión de Crédito al Consumo de ASNEF

Compartir este artículo

Responder

Tu email no será publicadoLos campos requeridos están marcados *

Buscar

Twitter